• ABACO

¿Cómo guardar los alimentos en la despensa?



Teniendo claro que es uno de los lugares más importantes de la cocina, la despensa alberga la mayoría de los alimentos que se usan para la elaboración de muchas comidas que no necesitan refrigeración, por lo general, productos envasados. Este sitio debe ser fresco, seco y ventilado. No importa su tamaño, forma, compartimientos o disposición, los aspectos que deben regir la despensa son la organización e higiene. Si está mal organizada puede acumular residuos, e incluso ser fuente de propagación de plagas. Aprender a aprovechar al máximo su espacio es básico, así como dividirlo en zonas, poner los alimentos de manera que pueda verse la etiqueta, mantener los que más se usan en un lugar de fácil acceso y reorganizarlo por lo menos una vez al mes. ¿Qué alimentos se pueden guardar en la despensa? Envases de leche (sin abrir), aceites, pan, confitería, repostería, productos secos como arroz, pasta, frutos secos, alimentos deshidratados o tubérculos. Antes de guardarlos allí, debes cerciorarte de que el lugar esté en condiciones óptimas: fresco, sin humedad, limpio y con la capacidad suficiente para almacenar los productos que necesitamos. ¿Qué debes tener en cuenta al momento de almacenarlos? 1. Consulta las etiquetas para asegurarte que el alimento no necesita refrigeración. 2. Al momento de la compra siempre se deben rechazar las latas o envases rotos. Cualquier deformación del empaque no garantiza ni su calidad ni seguridad. 3. Es recomendable poner en primer lugar los alimentos que ya estaban en la despensa, es decir los más antiguos, y siempre ubicar los nuevos atrás. (se sigue el principio FIFO, un método de inventario según el cual "el que primero entra, es el primero que sale"). Deben revisarse las fechas de caducidad para consumir los que caducan antes. 4. Puedes agrupar los alimentos: poner en la zona de más fácil acceso los más usados (café, condimentos, salsas), en otro grupo, la pasta, harina y arroz. Los enlatados también es recomendable almacenarlos juntos. Los envases cerrados de leche esterilizada, nata, leche concentrada, etc. necesitan un lugar sin luz; los aceites también deben resguardarse de la luz en su propio envase; y las papas y tubérculos se almacenan en un lugar ventilado y oscuro. 5. Los que van en bolsitas, como especias o sopas instantáneas, pueden ponerse en un mismo envase. 6. Una vez abiertos los alimentos, puedes guardarse en un mismo envase o en una bolsa con cierre hermético. 7. No se deben almacenar alimentos junto a los productos de limpieza. 8. Una vez abiertos algunos productos líquidos como la leche, se deben conservar en la nevera.

Fuente


0 vistas

DIRECCIÓN: Calle 19B # 32-87  / EMAIL: comunicaciones@abaco.org.co  /  

CELULAR: (+57) 313 245 7978 -Bogotá - Colombia

  • Facebook icono social
  • Twitter
  • Instagram
  • YouTube