• ABACO

La ciencia de una buena nutrición



Cortesía: Periódico El Espectador

Para nadie es un secreto el gran problema de desnutrición que se vive en varias regiones del territorio nacional. Si se trata de cifras, según los registros del Instituto Nacional de Salud, en 2015 murieron 260 niños menores de cinco años por diferentes causas, entre ellas la desnutrición.

Esta problemática se suma a los deficientes hábitos de nutrición de los colombianos, que repercuten en las vidas escolares profesionales y familiares de las personas. Por ello, desde el ámbito empresarial han surgido algunas iniciativas que buscan mejorar la calidad alimenticia de la población y, en esa línea, sus condiciones de vida.

Una de ellas es el Apoyo a Proyectos de Investigación en Nutrición (Apin) que convoca Kellogg´s en el país, para el que destinará $185 millones con el propósito de financiar investigaciones que aborden la nutrición clínica, poblacional o aspectos sociales o culturales relacionados con ésta.

"Estamos convencidos de que este apoyo es una manera de colaborar para la prevención de enfermedades y la creación de de programas que permitan a la población mejorar en temas de salud y nutrición", señala Lorena Almeida, coordinadora Estratégica del Instituto de Salud y Nutrición Kellogg´s.

Almeida advierte, que al tiempo que existen problemas de desnutrición crónica en varias comunidades colombianas, también se convive con el sobrepeso y la obesidad. Esta iniciativa, cuya primera etapa finalizó el pasado 26 de mayo, convoca a investigadores y profesionales de instituciones públicas y privadas para financiar proyectos que se deberán desarrollar en un máximo de dos años.

Loa territorios de ejecución dependerán de los objetivos que tenga cada investigación, lo indispensable es que beneficien a la población colombiana. Esta no es la primera iniciativa que lidera Kellogg´s para mejorar la salud en el territorio nacional. Junto con la Asociación de Bancos de Alimentos de Colombia (Abaco) y otras empresas del sector alimenticio, la multinacional desarrolla el programa Desayunos Saludables, por medio del cual se alimenta a 3.400 niños.

"Estos pequeños no solo han tenido mejores calificaciones en la escuela, están adquiriendo hábitos saludables", explica Atalia Ortiz, gerente de responsabilidad social para Kellogg's Latinoamerica. De este proyecto se benefician niños de Barranquilla, Bogotá, Manizales, Cartagena, Cúcuta, Ibagué , Neiva, Pereira y Villavicencio.

Niños mejor alimentados, activos y felices.

Apoyar el desarrollo de las comunidades es una de las tareas que ha priorizado Herbalife a través de dos programas: Casa Herbalife, de la Fundación Familia Herbalife, y + Deporte + Futuro, iniciativas con las que espera transformar la calidad de vida, especialmente, de los niños de escasos recursos.

+Deporte +Futuro nació en 2010 y desde entonces se han entregado patrocinios deportivos a casi 40.000 niños y jóvenes que hacen parte de las ligas de fútbol, masculino y femenino juvenil de Bogotá, Cali, Medellín, Barranquilla, Villavicencio, Bucaramanga y Pereira.

Con el objetivo de incentivar a los pequeños a tener una vida activa y saludable, la compañía ha involucrado en la campaña a personajes importantes del fútbol profesional colombiano como Óscar Córdoba, Mario Alberto Yepes y Yoreli Rincón, quienes han estado presentes en clínicas del fútbol y han compartido con los niños.

Por otro lado, esta el proyecto de la Casa Herbalife, que orienta su apoyo a instituciones sin fines de lucro, como los centros y hogares de niños en situación de riesgo, para proveer el acceso a una buena nutrición.

Para lograrlo se brinda el ayuda en aspectos relacionados en infraestructura, equipamiento y alimentación en más de 50 países, donde existen más de 130 Casas Herbalife cuenta con doce casas en nueve países y brinda apoyo a más de 2.800 niños.

En el caso de Colombia, ya se han abierto dos casas con las que se brinda atención a 300 personas. Una es la Asociación ProBienestar Infantil (Aprobi), en Bogotá, a la que asisten niños de 6 a 10 años de la comunidad de Suba, para estimular su desarrollo nutricional, pedagógico y social. El único requisito es que asistan al colegio en la jornada de la mañana o de la tarde. Esto con el fin de aportar a la disminución de las tasas de deserción escolar.

La otra casa es la Fundación la Casita de María (Fucam), localizada en Medellín, en la que además de tener acceso a una alimentación saludable, niños y jóvenes pueden participar en programas de ayuda psicológica.

Estas iniciativas forman parte de la estrategia de Responsabilidad Social Empresarial, que no solo busca tener un impacto en poblaciones vulnerables, sino estar acorde con las metas de la compañía: combatir la mala nutrición en el mundo ofreciendo productos de alta calidad y entrenamiento personalizado.

Fuente: Periódico El Espectador


0 vistas

DIRECCIÓN: Calle 19B # 32-87  / EMAIL: comunicaciones@abaco.org.co  /  

CELULAR: (+57) 313 245 7978 -Bogotá - Colombia

  • Facebook icono social
  • Twitter
  • Instagram
  • YouTube