• ABACO

El llamado: no desperdiciar más alimentos


En Manizales el Banco Arquidiocesano de Alimentos recuperó este primer semestre 9 mil toneladas de víveres. Comprar lo necesario, clave para no desechar. Aprovechar.


Con motivo de la celebración del Día Mundial de la Alimentación, declarado por la Organización de las Naciones Unidad para la Alimentación y la Agricultura (FAO), el llamado es a que la producción agrícola aumente en un 60% para 2050 con el fin de alimentar a una población mayor.

Según la FAO, cada año se desperdician mil 300 millones de toneladas de comida en el mundo, pese a que hay 870 millones de personas que pasan hambre en el planeta. Estos alimentos son responsables de 3 mil 300 millones de gases efecto invernadero que llegan a la atmósfera de la Tierra.

A las 4:00 de la mañana, Carlos Calle,director del Banco Arquidocesano de Alimentos, viaja desde Manizales hasta Urrao (Antioquia) en busca de donaciones de zanahoria, papa, yucas y tomates. 10 horas de viaje entre ida y regreso representan tres toneladas de víveres que sirven para el Banco Arquidiocesano de Alimentos, el cual recolectó en el último semestre de este año 9 mil toneladas entre frutas, verduras y granos.

La meta de la Asociación de Bancos de Alimentos de Colombia (Abaco) es aprovechar los recursos perecederos que las empresas desperdician y que aúntienen vía útil. Es el caso de una bandeja que contenga seis manzanas y con solo una que presente una parte descompuesta, significa botar las cinco que están en buen estado. De eso se vale este organismo para darle de comer a 6 mil 497 personas en ocho municipios de Caldas.

"Aprovechamos el 91,4% de las 12 mil toneladas que nos donaron en los primeros seis meses. Con las frutas y verduras debemos seleccionar lo que esté en óptimas condiciones para donarlo", comenta el director del banco, Carlos Calle, mientra hace el recorrido por la casa ubicada en la carrera 19 Nro 29 - 41.

En este lugar hay bodegas dispuestas con productos de todo tipo. Bolsas de leche, cereal y plátanos maduros empacados en grandes cantidades roban la atención. La sección de frutas y verduras tiene su puesto y debe pasar por un estricto filtro para seleccionar lo mejor y hacer el despacho a las fundaciones y hogares que se favorecen con su gestión.

De los 186 mil kilos que recogen en donaciones se entregan 172 mil. Son ocho personas que trabajan seis días a la semana en la recolección y separación de los productos.

"Queremos que en Manizales los pequeños y grandes empresarios se vinculen a esta causa. Hay muchos alimentos que por un defecto van al relleno sanitario y contaminan más el planeta. Nosotros lo podemos entregar al que tiene hambre es una cadena de favores que beneficia a los seres humanos y al planeta", indicaCalle, quien es diácono de la Arquidiócesis desde hace al menos 20 años.

Para recolectar los alimentos se valen de todo. Recorridos por los supermercados de grandes superficies, la plaza de mercado y pequeños donantes., También diseñaron novedosas campañas como la Librotón en el que se intercambian productos no perecederos por libros nuevos. El año pasadorecolectaron 5 mil 120 kilos.

El director general de la FAO, José Graciano da Silva, indicó que todos los agricultores y pescadores, procesadores de alimentos y supermercados, gobiernos locales y nacionales, consumidores particulares, deben hacer cambios en todos los eslabones de la cadena alimentaria humana para evitar, en primer lugar que ocurra el desperdicio de alimentos, y reutilizar cuando no se pueda impedir.

"El mundo pretende lograr el hambre cero en el 2030: el cambio climático es un reto que debe abordarse con el fin de continuar la lucha contra el hambre y alcanzar este objetivo", recalcó.

Mercar en la finca

En Caldas por ejemplo, la meta es que los agricultores merquen en sus fincas, es decir, que en sus propios terrenos cultiven la mayor cantidad de frutas y hortalizas posibles para generar una soberanía alimentaria y agricultura autosostenible.

De acuerdo con Ángelo Quintero, secretario de Agricultura de Caldas, solo en la Galería de Manizales se botan 30 toneladas de residuos diarios, de esa cantidad el 40% son alimentos que bajo una buena selección podrían ser aprovechados para combatir el hambre y la desnutrición en el departamento.

"Se trabaja con empresas para que los residuos orgánicos puedan ser procesados también en fertilizantes naturales y en papel. Queremos que Caldas sea una zona productiva ciento por ciento", comentó.

Para cumplir esta meta aumentará a 5 mil hectáreas el cultivo de plátano y cítrico; dos mil hectáreas de cacao y mil hectáreas en lulo, mora, piña, gulupa y papaya. El plan también es cultivar en ambientes controlados hortalizas como eltomate chonto, repollo y pimentón que se debe traer desde otros departamentos.

"Con todas estas acciones combatimos la desnutrición, aunque sabemos que no solo tiene que ver con la comida, sino con el acceso al agua potable y al saneamiento básico, a la educación y a que los padres de familia tengan un trabajo para minimizar las dificultades", añadió Quintero.

Este año el lema del Día Mundial de la Alimentación el lema el El clima está cambiando. La alimentación y la agricultura también. Uno de los mayores problemas relacionados con el cambio climático es la seguridad alimentaria. Las personas más pobres del mundo, -muchas de las cuales son agricultores, pescadores y pastores-, están siendo los más afectados por las altas temperaturas y el aumento de la frecuencia de desastres relacionados con el clima.

Al mismo tiempo, la población mundial crece de manera constante y se espera que llegue a 9 mil 600 millones de personas en 2050. Para cubrir una demanda tan grande, los sistemas agrícolas y alimentarios tendrán que adaptarse a los efectos adversos del cambio climático y hacerse más resilientes, productivos y sostenibles. Es la única manera de que podamos garantizar el bienestar de los ecosistemas y de la población rural y reducir las emisiones.

En pérdidas

Elizabeth Ortiz Palacios, columnista de LA PATRIA y nutricionista- dietista clínica de la Universidad Nacional De Colombia, señala que la disminución de los alimentos puede ser accidental o intencional, ya que la gente deja de comprar unos bananos por presentar unas manchas marrones y en últimas el vendedor debe botarlos. La experta cita varias cifras de pérdidas en el mundocada año:

* 45% en frutas, verduras, hortalizas, raíces y tubérculos. La mayoría se da en la etapa de consumo.

* 35% en pescado y productos marinos

* 30% en cereales en países desarrollados y desperdicio en los subdesarrollados

* 20% pérdida de productos lácteos o desperdicio

Para la especialista la estrategia para evitar este fenómeno es ser consumidores consientes y cambiar en decisiones sencillas de la cotidianidad, por ejemplo, evitar desperdiciar agua, diversificar la alimentación, comprar lo que realmente necesita y consume "en este caso tenga en cuenta frutas y verduras de aspecto poco atractivo que se utilizarán en jugos y cremas, almacene de manera adecuada los alimentos y utilice los sobrantes.


Fuente: http://www.lapatria.com/salud/el-llamado-no-desperdiciar-mas-alimentos-324004


7 vistas

DIRECCIÓN: Calle 19B # 32-87  / EMAIL: comunicaciones@abaco.org.co  /  

CELULAR: (+57) 313 245 7978 -Bogotá - Colombia

  • Facebook icono social
  • Twitter
  • Instagram
  • YouTube