• ABACO

Alimentación intuitiva

Después de los seis meses llega el momento de comenzar con la alimentación complementaria y a los padres le pueden surgir dudas sobre cómo hacer y qué método utilizar.


La alimentación complementaria es un proceso por el cual el niño comienza a ingerir otro tipo de alimentos distintos a la leche materna o de fórmula, que hasta entonces había tomado. En torno a los seis meses, el bebé ya ha alcanzado la madurez necesaria tanto a nivel neurológico, como renal, gastrointestinal e inmune, para comenzar a introducir otros alimentos a su dieta.

En los últimos años, el “Baby Lead Weaning” (BLW)  ha ido ganando popularidad, pero también hay familias que expresan sus miedos ante un posible atragantamiento o carencias nutricionales del bebe.  Para paliar estos posibles inconvenientes nació el método “Baby Led Introductión to Solids” (BLISS) promovido por algunos pediatras.


El método BLW 

El  “Baby Led Weaning” (BLW) es un método o plan alimentario que se conoce como “alimentación autorregulada por el bebé” o “alimentación complementaria dirigida por el bebé”  y consiste en dar al niño preparaciones que forman parte del menú familiar con pequeñas adaptaciones, sin recurrir a los triturados o purés de la alimentación convencional.

Aquí es entonces, cuando se plantean 3 alternativas para efectuar la introducción: alimentos triturados con cuchara (la forma convencional), alimentos muy blandos en trocitos o alargados que pueden ser cogidos por las manos del bebé (BLW), o la opción mixta que conjuga ambas modalidades.

Pero los pediatras advierten que esta práctica debe llevar aparejados unos conocimientos básicos:

  • Si no se conocen las medidas básicas de seguridad se podría producir atragantamiento o asfixia.

  • Si no se lleva a cabo una dieta equilibrada y adecuada, prestando especial atención a los alimentos ricos en hierro, el depósito mineral va disminuyendo y se podría desarrollar anemia.

Por esto mismo, fue desarrollado el método BLISS, con el fin de abordar estas preocupaciones.

¿Cuál es la diferencia?


Se trata del mismo método con la misma esencia, permitir que el niño coma con sus manos, aprenda y disfrute de los alimentos y las texturas, sin la intervención de un adulto que le dé de comer.

Pero esta nueva versión modificada pone el énfasis en el consumo de alimentos ricos en hierro y energéticos en cada comida,  como legumbres, cereales, frutos secos sólidos, aguacate, calabaza, verduras calóricas como el plátano.

Además, incide en la importancia de evitar atragantamientos incluyendo recomendaciones específicas, y presentando los alimentos con una textura lo suficientemente suave como para que el bebé sea capaz de triturarlo empujándolo con su lengua contra el paladar.


Prevenir atragantamientos

Una de las cosas que más miedo da a los padres a la hora de practicar el BLW es el riesgo de atragantamiento. En la guía de alimentación complementaria se dice que siguiendo unas normas básicas de seguridad, se puede prever este riesgo.

  • Al momento de comer el bebé debe estar erguido, nunca recostado. Debe estar sentado en una trona o en su defecto en el regazo de su cuidador.

  • Nunca se puede dejar a un bebé que está comiendo solo, sin supervisión.

  • Se aconseja evitar aquellos alimentos que pueden producir atragantamiento como frutos secos enteros (que sí pueden ofrecerse molidos), uvas enteras, palomitas, maíz, biscotes, trozos de manzana o zanahoria cruda, etc. que podrán ser consumidos en estas formas a partir de los 3 años de edad.

Hay que diferenciar asfixia (atragantamiento total) de las arcadas que son habituales en los bebés ya que tienen muy sensibles los reflejos que hacen que cualquier cosa que alcance la parte posterior de la lengua o la garganta le produzca dichas arcadas o tos. Pero así van aprendiendo que pueden y que no pueden tragar.  El proceso es sencillo si le ofrecemos comida blanda que pueda aplastar con la lengua y el paladar, o las encías.

Otras recomendaciones


Además, se debe evitar cualquier tipo de miel por el riesgo de botulismo, los pescados azules grandes como el atún por el contenido de mercurio y los vegetales  de hoja verde, como espinacas o acelgas, hasta el año de edad por su contenido en nitratos.

La lactancia materna sigue siendo la principal fuente de energía por lo que no debe interrumpirse.

Entre los 6 y los 8 meses la energía que se debe aportar proveniente de la alimentación complementaria es de 1/5 del total y el resto de energía se la ofrecerá en forma de leche.

Mientras que entre los 9 y los 11 meses el 50% del aporte calórico deberá venir de la alimentación complementaria y el otro 50% de la leche, aproximadamente.

La incorporación de nuevos alimentos no debe seguir un orden estricto, pero se debe hacer de una manera progresiva, y en pequeñas cantidades, en caso de antecedentes de alergias alimentarias se debe dejar un intervalo de unos 2-3 días para cada alimento alergénico y observando cómo lo tolera. Para el resto de alimentos la incorporación se puede hacer de forma diaria y simultáneamente.

Ventajas


Son muchos los beneficios de este tipo de alimentación.

  • El bebé participa de las comidas familiares, lo que facilitará que pruebe una mayor diversidad de alimentos y más integración.

  • Es un método que enseña a través del ejemplo y por ello la familia deberá planificar alimentos saludables, así que siguiendo este método es probable que mejore la alimentación de toda la familia.

  • Favorece las habilidades motoras y la autonomía del bebé.

  • Permite estimular más los sentidos del bebé al descubrir por él mismo, distintos sabores, texturas, colores y olores.

  • Fomenta la independencia temprana del bebé y se convierten en niños menos “quisquillosos” con la comida o niños malos comedores.

  • Los bebés determinan a la velocidad que comen, y por lo tanto disfrutan más de la comida, sin sufrir imposiciones o asociaciones negativas con la comida.

  • Al no obligarlos a comer o a terminar el plato, más adelante estarán dispuestos a probar nuevos alimentos en el futuro  y el momento de comer se convierte en una situación agradable para el bebé.

  • Favorece la adquisición de buenos hábitos alimentarios que logran evitar el sobrepeso y/o obesidad en el corto y largo plazo.

  • Al no utilizarse prácticamente “cereales para bebés”, “yogures infantiles”, “gusanitos”, etc. el bebé no consume azúcares añadidos o exceso de sal, que se deben evitar tanto en el primer año de vida como en los restantes.


https://www.lanacion.com.co/2019/02/16/alimentacion-intuitiva/

21 vistas

DIRECCIÓN: Calle 19B # 32-87  / EMAIL: comunicaciones@abaco.org.co  /  

CELULAR: (+57) 313 245 7978 -Bogotá - Colombia

  • Facebook icono social
  • Twitter
  • Instagram
  • YouTube