• ABACO

Cada segundo se desechan 41 toneladas de alimentos en todo el mundo.

Este desperdicio supone una pérdida valorada en 677,5 millones de euros al año, a lo que hay que sumar el impacto medioambiental de la destrucción.


El compromiso de las compañías e instituciones por ofrecer políticas sostenibles y en apoyo de las comunidades locales tiene cada vez mayor relevancia y contribuye positivamente al desarrollo de la sociedad. Una de las mayores preocupaciones a nivel global es el hambre, que afecta al 11% de la población mundial y cuya reducción es uno de los Objetivos de Desarrollo del Milenio. Sin embargo, se desperdician cada año 1.300 millones de toneladas de comida. Esto supone 41 toneladas por segundo, aproximadamente un tercio de los alimentos destinados al consumo humano.


Durante los últimos 40 años se ha duplicado la cifra de alimentos desperdiciados. Esto supone una pérdida anual de unos 681.000 millones de euros. A este impacto económico hay que sumarle las consecuencias para el medio ambiente. La producción de los alimentos perdidos o desperdiciados supone un gasto energético con un coste de unos 89.425,2 millones de euros.

Estas pérdidas pueden venir de las distintas etapas del proceso que siguen los alimentos desde que se producen hasta que se consumen: producción, post cosecha, procesamiento y distribución. Sin embargo, el desperdicio también se produce una vez los alimentos llegan a las tiendas y a los hogares. En Europa, los consumidores contribuyen al 53% del desperdicio alimentario.

Frente a este panorama, la Fundación Louis Bondelle, que tiene la misión de promover una evolución de los hábitos alimentarios, ha publicado el libro electrónico “Cómo evitar el desperdicio alimentario”, que incluye una guía práctica con consejos para conseguir un estilo de vida con un “desperdicio cero” de alimentos. Entre estos consejos, destacan los siguientes:


Aprovechar la fruta madura

Con las frutas que ya están un poco avanzadas en maduración se puede preparar un saludable batido por la mañana. Mezcladas con leche, se consigue una bebida energética para aguantar todo el día.


Comprar a granel

Una de las prácticas que más efectiva resulta es comprar los cereales, frutos secos, nueces o café a granel. De esta manera, conseguimos tres cosas: ahorrar en envases, comprar cantidades adecuadas y dar un toque decorativo a la cocina (al poder ponerlos en diferentes botes o especieros).

Aprovechar las sobras

Si sobra comida del día anterior, se puede complementar con un aperitivo como, por ejemplo, unas tostas, para disfrutar de una comida variada.


No tirar los yogures recién caducados

Estos yogures siguen estando en condiciones adecuadas y se pueden usar para realizar bizcochos, por ejemplo.


Cocinar con recetas

Para adaptar mejor las raciones, se recomienda seguir una receta, de esta manera se utilizan las cantidades exactas de comida para desperdiciar lo menos posible.


Tomado de: https://www.lavanguardia.com/cribeo/estilo-de-vida/20191208/472066950080/cada-segundo-desechan-41-toneladas-alimentos-todo-mundo-consejos.html


0 vistas

DIRECCIÓN: Calle 19B # 32-87  / EMAIL: comunicaciones@abaco.org.co  /  

CELULAR: (+57) 313 245 7978 -Bogotá - Colombia

  • Facebook icono social
  • Twitter
  • Instagram
  • YouTube